La reflexión del Padre Javier Riveros durante el programa Este es el Día fue dirigida a la vida, para que entendamos lo frágiles que somos y cómo debemos aprovechar este don al máximo.

Kobe Bryant, exjugador de la NBA, es noticia actualmente por su fallecimiento luego de un accidente aéreo. Hoy el mundo lo recuerda como un gran deportista y ser humano. Esta realidad nos lleva hoy a pensar y hacer una reflexión de cómo estamos viviendo nuestra vida, para ello el padre Javier nos deja cinco lecciones para nuestras vidas, basados en el salmo 39.

  • Encuentra el sentido de tu vida en Dios:

Tu vida tiene un propósito y debes encontrarlo en Él, no te quedes en ti, en tus gustos, tus placeres, tus sueños y aspiraciones, todo esto es bueno pero debes buscar el verdadero sentido en Dios.

  • Dedica tiempo a lo importante:

Ahora que puedes, la vida se va rápido, y nos puede sorprender la muerte. Abraza tu esposo (a), tus hijos, padres, amigos diles que los amas. Reconcíliate con ese amigo o familiar. Ayuda al necesitado, pon tu vida al servicio. El tiempo a veces se nos va en cosas que no son importantes, debe haber tiempo para todo, dejando un gran espacio para lo importante

  • No dejes para algún día lo que debes hacer hoy:

Algún día voy a orar, algún día voy a ir a la Iglesia, algún día me voy a convertir. No dejemos que pase el tiempo actúa hoy, tú no sabes si llegará ese día, si lo tendrás. No puedes aplazar lo importante, mucho menos dejarlo al azar, para ver cuándo se presenta.

Hoy conviértete a Dios, ama, se justo, da sin recibir nada a cambio, sonríe, perdona, has oración.

  • Vive cada día como si fuera el único:

El presente es todo lo que tenemos, debemos vivir como si fuera hoy la última o única oportunidad de vida, aprovechemos al máximo, plenamente, vivamos este día con sabiduría, fuerza amor y poder.

  • Entrégale tu vida a Jesucristo:

Haz de Jesucristo el Rey de tu vida “si la muerte es triste, doblemente es triste que te vayas de está vida sin Cristo, Él es la vida” Hoy decídete, abre tu corazón y entiende que Él es la respuesta a nuestra necesidad, ante la brevedad de la vida, Él nos ofrece vida eterna.