Queremos orar por ti. Déjanos aquí tu nombre y petición de oración y estaremos orando por tus necesidades.

No dejen ustedes de orar: rueguen y pidan a Dios siempre, guiados por el Espíritu. Manténganse alerta, sin desanimarse, y oren por todo el pueblo santo. Efesios 6, 18.