El tiempo de Adviento, nos propicia una oportunidad de bendición, para volver a comenzar, para ponerse en camino.  Construyamos, un adviento Provechoso, un Adviento lleno de fervor y espera amante del señor.

El adviento es para:

A: Admirarse, dejarse sorprender de las cosas bonitas y de lo que te hace feliz, al igual dejarnos sorprender de Dios…
Cuando uno menos se admira de las cosas, es porque está perdiendo la fe.
¿Hemos perdido la capacidad de admirar?

D: Donarse, ¿Qué es donarse? Darse, entregar y entregarse. Perder el control por completo de si mismo y dárselo a otro. En éste caso, dárselo a Dios, que Dios controlo por completo nuestra vida. Para Donarse hay que conocerse y saber qué tienes por dentro para dar realmente , si yo no se qué es lo que tengo por dentro, ¿qué voy a donar?
Dios espera algo de nosotros… Y Él lo recibe con gran agrado!!

V: Ver, ver con delicadeza, con detenimiento. Nosotros miramos y observamos, mas no vemos…
El tiempo de adviento es para ver de frente tu pecado y decirle que no podrá dominarte, pues tienes un Dios que es más poderoso que tus debilidades. Podrás ver de frente a tus tus problemas y confrontarlos. Podremos ver mejor, analizar, estudiar, releer nuestra vida, y ver el valor que realmente tienen las cosas.

I: Ir, Perseguir buscar, ponerse en movimiento ESPIRITUAL… Dios te da la oportunidad de que vuelvas a empezar, y lo sigas de corazón.
¿Detrás de que vamos?, ¿Tenemos claro a dónde vamos?

E: Enamorarse, Tenemos de nuevo la oportunidad de enamorarnos, apasionarnos por Dios, y trasmitir a los demás la esperanza del Mesías.
Enamorarnos de nuestra historia ¿Por qué? porque cuando nos enamoramos de nosotros mismo, eliminamos todo lo que nos hace daño, nos conocemos y dejamos que los demás se enamoren de nosotros.
ENAMOREMONOS DE JESÚS!!!

N: Negarse, a tantas cosas que nos tenemos que negar, a las tristezas, la soledad, los problemas, a lo que te hace daño.
¡¡Negarse también es tener valor, no perder el rumbo y conservar tus propósitos!!

T: Tomar posición, Ponernos en perspectiva, decir: aquí estoy y ver para dónde voy…Detenerse y ver, ceñirse y tomar distancia (a los problemas, dificultades etc)

O: Orar, Es necesario estar en sintonía con Dios. La actitud más importante del Adviento

Digamos con Isaías 64, 1
«Ojalá rasgaras el cielo y bajaras haciendo temblar con tu presencia las montañas»

Anhelemos esa presencia de Dios, para que Él nos llene, nos rebose con su presencia que santifica y hace todo Nuevo.